2 de septiembre de 2010

ABRAZ-ARTE

Siempre he creído en el poder de los abrazos. Un abrazo de un niño, inocente, sincero; el de tu madre, de tu mejor amiga o de tu pareja… Cualquier abrazo reconforta, es una muestra de cariño, de afecto, de empatía. Te hace sentir bien y olvidar tus problemas.

La doctora Martha Welch, de la universidad de Columbia, debe haber llegado a la misma conclusión que yo y plantea el abrazo como terapia. Una terapia que busca restaurar y fortalecer los vínculos entre las personas.

Según sus estudios un abrazo:

· Fortalece el sistema inmunológico
· Regula el apetito (al calmar la ansiedad)
· Elimina el estrés y los dolores musculares
· Regula el sueño y lo hace más placentero.
· Aumenta nuestra belleza
· Mejorara la concentración.
· Nos ayuda a identificar más claramente nuestras emociones.
· Permite expresar mejor nuestros sentimientos.
· Aplaca el enojo y la ira.
· Eleva la autoestima y la autoconfianza.
· Anima
· Elimina los sentimientos de soledad.
· Acaba con la depresión


Un abrazo es uno de los mejores antidepresivos que existen, ayuda a curar cualquier herida y a llenar cualquier vacio. Un abrazo crea la armonia ideal para despertar el amor...