16 de abril de 2007

La infidelidad femenina en cifras.

"Según un estudio realizado por el equipo Kinsey, en 1953, el 26% de las casadas cometieron adulterio.
En 1980, otra investigación descubrió que el 40% de las mujeres habían tenido una aventura a alrededor de los 40 años.
Una encuesta de la revista Playgirl a mediados de los 80 reveló que una de cada dos esposas había hechado una canita al aire.
Según un informe de la edición norteamericana de la Revista Woman, realizado en 1989, la mitad de las mujeres que habían tenido relaciones con compañeros de trabajo eran casadas.
El 70% de las casadas que contactan a través de internet, se acuestan con el ciberamante."

Y subiendo!!!!
¿No será que no elegimos bien?

Fuente: Revista Sexologies. ¿La conoceis? Se trata de una espectacular iniciativa a favor de la libertad y la comunicación en el sexo que cuenta con autoras de la talla de Lucia Etxebarria o Sílvia de Béjar (ya os he hablado de su estupendo libro "Tu sexo es aún más Tuyo")

15 comentarios:

Oli dijo...

La pasión va desapareciendo poco a poco en las relaciones de pareja de forma que sobre los 3-4 años suele quedar cariño,afecto,amor pero poca pasión.El ser humano necesita sentirse querido y deseado para mantener su ego alto.Además nos atre el morbo,lo prohibido,lo ilegal,el riesgo...y somos animales y por definición...Polígamos

Isthar dijo...

Seguro??? Yo tengo mis dudas.
¿No será que nos creemos lo que nos cuentan de niños y no dudamos en conformarnos con una persona que nos ofrezca seguridad y compañía, dejando a un lado nuestros instintos y deseos?

Doctora Yvonne dijo...

hola, quisiera citar el prólogo que la escritora española Rosa Montero escribió para su libro "Mujeres infieles":
"A finales de 1999, una empresa de cosméticos italiana mandó hacer una encuesta sobre las
consecuencias físicas y psíquicas del adulterio, y el trabajo arrojó unos resultados espectaculares. Al parecer, las mujeres rejuvenecen con la infidelidad; el 47% se preocupa más de su aspecto tras echarse un amante; el 28%, adelgaza y recupera la línea; el 24% asegura que su piel se vuelve más tersa y luminosa, y el 52% sostiene que la traición les da más equilibrio psicológico.
Además, el 26% confiesa que no tiene ningún sentimiento de culpa: de todos los apartados relacionados con el remordimiento, este es el que obtiene el porcentaje más alto. En el caso de los hombres, sin embargo, sucede casi lo contrario. Por ejemplo, el 32% de los varones se siente muy culpable tras el adulterio; también el 32% se ven con más arrugas, y el 24%, más barrigones. Se diría que a los señores les sienta fatal echar una cana al aire, mientras que a las mujeres nos pone estupendísimas.
Esta increíble encuesta parece dar la razón a uno de los terrores ancestrales del varón, a ese mito
masculino tan elemental y tan profundo de la mujer infiel, esto es, de la hembra despiadada, devoradora de hombres, insaciable; de la compañera mentirosa que en realidad no depende tanto de él como él se siente depender de ella. No sé de dónde habrá nacido esta obsesión: tal vez de la fragilidad emocional de los varones y de su incapacidad para manejar y nombrar los sentimientos (este es uno de los precios que han pagado los hombres en el machismo). Sea como fuere, este pánico oscuro ha sido la base de unos usos sociales ciertamente atroces"
saludos!

oli dijo...

La verdad es que entré en tu blog sin llamar a la puerta,sin pedir permiso...y no sé si es exclusivamente de mujeres y para mujeres.Si es así te pido disculpas pero seguiré visitándolo.
La infidelidad nos viene bien a todos.Nos rejuvenece,nos incrementa el ego y nos hace sentirnos más vivos.
Además es el ejercicio más sano para la mente,el corazón y las arterias.
Es el mejor relajante.
Ya se dice por ahí:HAZ EL AMOR Y NO EL TRABAJO.

Isthar dijo...

Gracias Doctora Yvonne por compartir con nosotros tu sabiduría. No conocía esas estadísticas!!!

Oli eres bienvenido, tu y todos los hombres que lo deseen. Me encanta que os expreseis y nos deis vuestra opinión a mi y a todas las mujeres que leen el blog pero... Se puede discrepar ¿no? Además, así comienzan los debates!!!
Yo, sinceramente, no quisiera sentir la necesidad de ser infiel a mi pareja, quizás por eso no la tengo!!!

Besos

Exploraciones dijo...

El termino de una relación tambien es un tema en mi blog.Interesante información entregas.

Un abrazo

cucoalmeria dijo...

Pura realidad, no me extraña que luego os duela tanto la cabeza, jaja. Un saludo y felicidades por el blog, nos iremos viendo.

cucoalmeria dijo...

Gracias por tu visita te agrego a favoritos para no perderte, nos iremos viendo un saludo.

cucoalmeria dijo...

Por cierto muy bonitos tus lujos, je.

Agustín dijo...

Hola. Mi primera vez en el blog, muy interesante por cierto! La verdad es que no se, en cuenato al post, qué opinar. Pero creo que lo que ocurre tanto en las mujeres como en los hombres es que se casan, o están con una persona de la que no están enamorado. No hay mucho que decir cuando uno ama realmente a le persona que elige para estar. Personalmente creo en el Amor, y me alcanza para poder explicarme mis cuestionamientos... que se yo..

Muy buen blog!!!

Isthar dijo...

Hola Agustín, bienvenido. Eso es! Se casan sin estar enamorados, por costumbre o miedo a la soledad!!! :)
Nos vemos.

BridgetManson dijo...

definitivamente, no elegimos bien. esta comprobado.

efecinco dijo...

Hola isthar! Jaja, muchas gracias por la rosa. Me ha parecido interesante tu blog, me seguiré pasando por aquí.
Saludos! :)

cucoalmeria dijo...

hola, te he visto por mi foro, gracias por tu visita, a ver si se pone caliente, Un saludo.

Anónimo dijo...

las aventuras sexuales hacen bien! Y son perfectamente compatibles con el amor. La mujer, bien dicho, mejora mucho: se pone mas linda, se cuida más, esta de mejor humor y su apetito sexual aumenta.
Mi mujer ha tenido algunos amantes en el curso de varios años y la mejoraron muchísimo, la verdad. Hoy es una potencia sexual, diría yo, muy segura de lo que quiere en la cama y que alcanza un cenit de placer notable.
Supongo que la mala señal para el esposo sería la negativa a tener sexo matrimonial mientras dure el affaire con su amante -señal quizás de que ocurre otra cosa, desamor, enamoramiento del otro,etc..- pero eso nunca me pasó. Mi esposa quería mas sexo y no menos.

andres