9 de noviembre de 2006

Ideas para una velada inolvidable



¿Una ocasión especial? Ir directos al sexo es divertido pero, dado que la mente es el mejor y más potente afrodisíaco ¿por qué no perder algo de tiempo con los preparativos?
¡Tu líbido te lo agradecerá!.

Repasemos nuestra agenda ante una boda o evento similar: decidimos y compramos el vestido ideal, los zapatos, los complementos, peinado, depilación, maquillaje… y ¿Qué decisiones han tomado los novios por nosotros? Menú, lugar, momento, música, ambiente…

Esa noche tú serás la anfitriona y habrá un solo y exclusivo invitado a la fiesta: Tu pareja. Prepara la velada perfecta.

Comencemos con tiempo los preparativos, y no me refiero a horas sino a días, incluso semanas, pues, además de que conseguiremos tenerlo todo bien atado, pasaremos todo ese tiempo erotizando nuestra mente, al imaginar que ocurrirá cuando pongamos esto o nos quitemos lo otro… (Tampoco crees unas expectativas demasiado altas no vaya a acabar en decepción. Tómalo como ejercicio para ti, para erotizarte, incluso “espérale andando” utilizando, por ejemplo, unas bolas chinas mientras aguardas su llegada y terminas los preparativos)

Debemos tener en cuenta:

El ambiente.
¿Dónde se celebra la fiesta? ¿En tu piso en la ciudad, en una casita de campo, en la habitación de un hotel, en la bañera…? En función del lugar los preparativos, la música, la iluminación… variaran. Supongamos que has elegido el salón y que no esta cerca de la puerta de entrada, puedes hacer un sendero de pétalos de rosa o de velas que indiquen a tu invitado que algo distinto ocurre y hacia donde debe dirigirse. ¿Cuál será el aroma? Jazmín, rosas, incienso que le guíen a la habitación donde transcurrirá el evento. ¿Música de fondo? Relajante, tranquilita, flojita. ¿Iluminación? Para mi no hay nada como las velas pero, claro está, eso es cuestión de gustos.

La vestimenta.
El tipo de vestido adecuado dependerá de la escena que hayas elegido. ¿Se trata de una cena romántica? Cama de Rosas te ofrece sugerentes atuendos plagados de sensualidad y otras delicias para estos casos. ¿Prefieres ser una camarera o criada dispuesta a servir a tu señor en todo aquello que desee? ¿O mejor una enfermera capaz de convertir su baño en una excelente terapia? Compra en estos casos un bonito disfraz. Y no olvides combinarlo con tacones altos.

El menú.

Existen infinidad de alimentos afrodisíacos combinables de muy diferentes maneras. Destacaré entre mis preferidos el chocolate, el jamón serrano, las trufas, las ostras, almejas, caballa, los melocotones, el plátano, la canela, el clavo, la nuez moscada (dicen que ayuda a retrasar la eyaculación) o los huevos.
¿Cómo combinarlos? Visita Cocina Erótica donde encontrarás exquisitas recetas afrodisíacas que deleitarán tu paladar y el de tu invitado.

La bebida
Nada como un buen vino, desde mi perspectiva, para acompañar las delicias que vas a cocinar. También puedes usar cava o champán. Eso sí, beber con moderación para evitar posteriores “disgustos”.

Los complementos
¿Todavía los necesitas? No te cortes y utilízalos. ¡Para eso están! Juegos, juguetes, aceites, lociones, lubricantes… Date un paseo por la web de Cama de Rosas y seguro que encuentras algún juguete erótico que te inspire. ¡Tu pareja se sorprenderá gratamente!

El momento
Escoge el momento a conciencia, a ser posible durante el fin de semana, cuando ambos tengáis tiempo, estéis descansados, relajados y con ganas de pasar una agradable velada juntos.

Y por fin… ¡luces, cámara, acción! Ha llegado el momento de disfrutar.

1 comentario:

haptesupreina dijo...

La verdad es que con tiempo y dedicacion se consiguen limites insospechados de placer...pero esa preparacion previa que aconsejas es genial, el ir imaginando, crando ambiente...realmente llegas al momento con tantas ganas que la actuacion es de oscars
besos