1 de enero de 2007

El masaje erotico



Los masajes son un ejercicio relajante e inconscientemente excitante. Unas manos extrañas acarician nuestro cuerpo mientras éste se sumerge en una agradable lejanía. Nuestra mente se aleja del ruido, de lo mundano, para dejarnos pasar en otra dimensión, olvidando el estrés, los problemas… encontrándonos con nosotros mismos.
Si a esas sensaciones añadimos un mínimo interés por esas manos extrañas, si deseamos a esa persona, si utiliza su imaginación, si se introduce en ese universo… si esto ocurre nos encontramos ante el perfecto ambiente para un masaje erótico.

Debemos tener presente que se trata de un masaje excitante y que todo nuestro cuerpo puede participar: pies, manos, piernas, barriga, pecho,… Nadie nos observa y buscamos el placer de ambos.
Él, desnudo, tumbado sobre la alfombra, ella, a sus pies, también desnuda. Comienza masajeando las plantas de sus pies, para continuar por sus tobillos. Sus manos acarician sus piernas y van subiendo lentamente, mientras su cuerpo se arquea sobre el de su pareja. Deja que ésta le sienta moverse sobre su torso. Los senos de ella rozan la espalda de su amado y ambos cuerpos se funden en uno.
Arqueándose suave, lentamente, posa las manos sobre su cuello y presiona cariñosamente las cervicales con sus pulgares. Repite la presión vértebra a vértebra a lo largo de toda su columna vertebral para subir de nuevo y realizar este mismo movimiento rápidamente un par de veces.
Se dedica después a otras partes de su cuerpo, todas ellas necesitan el mismo cariño, los brazos, las piernas,… cada uno de sus miembros y sus articulaciones pide a gritos nuestros mimos. Subirlas y bajarlas, presionarlas, rotarlas, amasarlas…
Cualquier técnica de masaje es válida, el secreto del masaje erótico radica en la esencia del mismo, en el ambiente, en el deseo. El ser humano, como animal, adora las caricias, sentir el roce de otra piel, la seguridad, el cariño que esto entraña.
El secreto: utilizar todo el cuerpo, dejar a un lado nuestros complejos, aceptar nuestra desnudez. Querernos y querer.

Videos de masaje erotico

3 comentarios:

belita dijo...

Sentir el roce de otra piel, la seguridad, el cariño...Es casi lo más excitante, lo mejor... Y he dicho casi.

adulter dijo...

El masaje...un clásico, un placer darlo y recibirlo...aunque eché de menos la mención a un aceite aromático...¿romero, por ejemplo?

Isthar dijo...

Tienes razón, si.
El romero, el jazmin, las fresas, menta, fresa y champán...