24 de julio de 2007

La Noche


Desnuda frente al ordenador y embadurnada en polvos de miel, saboreo los resquicios que quedan sobre mis dedos. El vibrador , estrategicamente situado entre mis piernas, indica a mi mano donde posarse. En los labios, en el pecho, entre mis muslos…

Mi mente, mientras tanto, vuela, vuela a lugares lejanos, ¿irreales?… invocando a un aquel que consiga aplacar tanto deseo.

1 comentario:

belita dijo...

No es mala manera de acabar un dia. Juro que no.